Subscribe:

lunes, 17 de diciembre de 2012

Henry: retrato de un asesino [Dvd-Rip] [Español] (1986) de John McNaughton

Género: Thriller, Psychothriller, Película de Culto.

Premios:
1990: Sitges: Mejor película, mejor director ex-aequo con Sam Raimi.
1991: Fantasporto: Mejor película, mejor actor, mejor actriz, mejor guión.


Dirigida por: John McNaughton.

Duración: 90 minutos.

País: Estados Unidos.

Guión: John McNaughton y Richard Fire.

Música:  Ronert McNaughton, Ken Hale, y Steven A. Jones.

Fotografía: Charlie Lieberman. 


Sinópsis:
Henry Lee Lucas tuvo una infancia muy desgraciada y acabó en la cárcel por acuchillar a su madre. Una vez en libertad, se convierte en un asesino que escoge a sus víctimas al azar y cada vez utiliza un método distinto con el fin de no ser descubierto. Otis, un tipo que conoció en prisión, es su cómplice. Un día llega Becky, la hermana de Otis, y se queda a vivir con ellos. Pronto entre ella y Henry surge un sentimiento mutuo de atracción. Una noche, Otis y Henry salen de juerga y matan a dos prostitutas en un callejón. Desde entonces, la sed de sangre que se apodera de ellos no conoce límites.


Crítica:
John McNaughton ha desaparecido casi por completo del panorama cinematográfico. En los últimos años, relegado a producciones televisivas, lo más destacable de su filmografía ha sido un capítulo de la primera temporada de “Masters of horror” (“El cuento de Haeckel”) y el ‘thriller’ “Juegos salvajes”, dirigido al público adolescente y marcado por el erotismo “soft” y un rocambolesco guión. Sin embargo, el filme que le dio a conocer mantiene intacta toda su fuerza y sigue sobrecogiendo, a pesar de que su estética, comparándola con los cánones actuales, resulte algo hortera. “Henry, retrato de un asesino” está considerada por los aficionados como una de las mejores películas del subgénero de asesinos en serie. Las claves de su éxito residen en su atmósfera sucia y opresiva y su estilo realista, algunas veces cercano al documental (por ejemplo en aquellas escenas en las que el protagonista y su compañero de fatigas graban con cámara de vídeo los crímenes o a sus víctimas potenciales).
El filme comienza de forma inmejorable. Mientras Henry (Michael Rooker) realiza un trayecto en coche para saciar sus instintos más salvajes, se intercalan varios planos en los que el espectador ve el rastro de sangre que deja a su paso el asesino. Los cadáveres se muestran en toda su crudeza y dan una idea del tono del largometraje, pero uno de los aciertos del mismo es que el director no se regodea con la violencia (lo que no quiere decir que no haya), simplemente plasma esta y su resultado sin artificios (otro autor hubiera optado por reconstruir los crímenes y adornarlos con elementos ‘gore’). Poco a poco, McNaughton introduce al público en un ambiente marginal y decadente para que observe la relación, siempre al límite, que Henry establece con Otis, su compañero de piso y antiguo amigo de prisión, y la hermana de este, traumatizada por una vida de malos tratos y abusos sexuales.
En la primera parte del metraje se describe la vida de Henry, cómo aprovecha su empleo de fumigador para entrar a casas en las que cometer sus crímenes y el cierto grado de intimidad que alcanza en sus conversaciones con Becky, que entre otras cosas sirve para comprender qué le llevó a tener ese odio visceral hacia las mujeres. A raíz de un suceso con dos prostitutas, Otis, mentalmente inestable de por sí, también será partícipe de esos crímenes, hecho que dará lugar a la tragedia, y con ella, a las escenas más gráficas, destacando una violenta pelea y sus consecuencias.
McNaughton en ningún momento se posiciona a favor o en contra del personaje principal. No busca justificar sus actos o, por el contrario, condenarle; eso lo deja a juicio del espectador. El director solo pone la cámara y muestra los hechos (de ahí el realismo de la película). Su labor, un guión efectivo y la interpretación de Michael Rooker (encarnando a un hombre de apariencia tranquila, cuya mirada no obstante refleja una personalidad perturbada) explican por qué “Henry, retrato de un asesino” es una pieza de culto que, a pesar de no tratarse de una obra de terror, estremece y genera inquietud.


Por Enrique Abenia.
Fuente: (http://www.aullidos.com/critica.asp?id_pelicula=1561)


Descarga: 

Fuentes: 
http://www.filmaffinity.com/es/film917906.html
http://fantasmatadero.blogspot.com.es/2010/01/henry-retrato-de-un-asesino-john-mc.html 



1 comentarios:

Lomax dijo...

Gracias Oscar esta tampoco la conocia.

Salu2